Jabón líquido: funciones y fabricación

Jabón líquido: funciones y fabricación

El jabón líquido es un agente limpiador o detergente que se fabrica utilizando grasas vegetales y animales y aceites. Este producto toma cada vez más protagonismo dada su practicidad y fácil aplicación. Este tipo de jabón se utiliza fundamentalmente en espacios públicos, o con mucho flujo de gente, ya que al contar con un dispensador o difusor impide que los gérmenes se depositen a su alrededor o dentro de él.

 

La referencia más antigua que se tiene sobre el uso del jabón data del año 2500 A.C, pero no se usaba para la limpieza sino para el brillo y color del pelo.

 

El proceso de refinación de materias primas marcó la pauta para la elevada tecnología en esta industria, con factores como el desarrollo del proceso Leblanc para la producción de soda cáustica, la obtención de carbonato potásico y la lejía entre otras, se ha logrado la optimización del jabón.

 

 

Para el proceso de fabricación del jabón se hace reaccionar una grasa más alcohol en presencia de un catalizador. Con ello se obtiene biodiésel y glicerina. La glicerina es un material de amplia utilidad con muchas áreas de aplicación. A su vez, tiene tres grados de pureza importante catalogados como: glicerina cruda, de grado técnico y la glicerina USP.

 

La clave de la versatilidad técnica de la glicerina es una combinación única de propiedades físicas y químicas, la compatibilidad predispuesta con muchas otras sustancias y un fácil manejo. La glicerina en su estado puro es virtualmente no tóxica a la salud humana y el ambiente.

 

En la fabricación del jabón los ácidos grasos más importantes son: el esteárico, el palmítico y el oleico.

 

La calidad de los materiales a usar tiene un efecto importante en el color y la fragancia final del producto terminado y es importante escogerlos en forma correcta de acuerdo al tipo de jabón y al uso final que se le va dar.

 

La característica más importante del jabón reside en la acción limpiadora. Esta radica en la capacidad que tiene la parte hidrocarbonada de la molécula de jabón para ‘‘disolverse’’ en gotitas de grasa o mugre, insolubles en agua.

 

Los jabones son solubles en alcohol. Los potásicos son más solubles que los jabones sódicos; estos a su vez absorben más humedad del aire que los sódico, por eso es muy importante tener en cuenta el comportamiento del jabón respecto al agua pues en ello se basa su uso como agente de limpieza. En agua hirviendo, el jabón se disuelve en solución completamente clara, mientras que la solución acuosa en frío es turbia.

 

Los jabones líquidos son jabones blandos disueltos en agua, alcohol, glicerina o mezcla de estas

sustancias, adicionados o no con esencias que les den olor agradable.

 

Decidir entre un alcohol líquido o uno sólido es una decisión particular de cada empresa, en base a sus funciones y necesidades. Sin embargo, es innegable las ventajas que puede tener contar con un buen dispensador y jabón líquido de calidad que esté fabricado con todos los procesos pertinentes, para mantener el orden y la limpieza de cualquier espacio.

 

Contenido producido originalmente por Sabio Marketing para Cleany

 

 

Abrir chat
1
Escanea el código
Hola
¿En qué podemos ayudarte?